Los denunciantes ahora tienen más tiempo para presentar sus demandas qui tam tras la muy esperada decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos en Cochise Consultancy, Inc. et al. v. United States ex rel. Hunt, No. 18-315, 587 U. S. __ (13 de mayo de 2019).

The False Claims Act, 31 U. S. C. §3729 et seq., permite a los denunciantes ciudadanos privados, conocidos como relatores, presentar una demanda civil por fraude en nombre del gobierno solicitando daños triples más sanciones legales por reclamo. A cambio de presentar la demanda, conocida como acción “qui tam”, el relator tiene derecho a una parte del producto obtenido durante el acuerdo o después del juicio. Los relatores deben presentar sus trajes qui tam bajo sello. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ, por sus siglas en inglés) evalúa el caso y determina si intervendrá (es decir, se hará cargo del caso). Si el Departamento de Justicia se niega a intervenir, el relator puede continuar con la acción y tiene derecho a una mayor parte de la recuperación.

En una decisión unánime, la Corte Suprema afirmó el derecho de los relatores a aprovechar una disposición de peaje que otorga tres años adicionales para presentar demandas en virtud de la Ley de Reclamaciones Falsas. La Ley dispone que no se podrán entablar acciones judiciales:

(1) más de 6 años después de la fecha en que se cometió la violación de la sección 3729, o

(2) más de 3 años después de la fecha en que los hechos relevantes para el derecho de acción se conocen o razonablemente deberían haber sido conocidos por el funcionario de los Estados Unidos acusado de la responsabilidad de actuar en las circunstancias, pero en ningún caso más de 10 años después de la fecha en que se cometió la violación,

lo que ocurra último.

– 31 U. S. C. §3731 (b))

La mayoría de las personas familiarizadas con la Ley de Reclamos Falsos son conscientes de que las demandas generalmente deben presentarse dentro de los seis años posteriores a la violación. El Gobierno se beneficia de una disposición adicional de peaje cuando interviene y se hace cargo del caso. Este período de peaje puede extender el estatuto de limitaciones hasta por 10 años.

El caso Cochise presentó al Tribunal dos cuestiones que afectan el tiempo de que disponen los relatores para presentar una demanda: (1) si los relatores pueden beneficiarse de la disposición de peaje cuando el Departamento de Justicia se niega a intervenir, y (2) en caso afirmativo, si es el relator o el conocimiento del gobierno el que desencadena el plazo de prescripción.

Se habían considerado las siguientes interpretaciones, creando una división entre los Tribunales de Apelaciones de Circuito de los Estados Unidos:

  1. La disposición de peaje no se aplica a las demandas de qui tam en las que el Departamento de Justicia se niega a intervenir
  2. La disposición de peaje se aplica en las demandas de qui tam incluso cuando el Departamento de Justicia se niega a intervenir, y el período de limitaciones comienza cuando el relator conocía o debería haber conocido los hechos relevantes, o
  3. La disposición de peaje se aplica en las demandas de qui tam incluso el gobierno conocía o debería haber conocido los hechos pertinentes

De acuerdo con la decisión de la Corte Suprema, la tercera interpretación rige y los relatores ahora tienen hasta 10 años para presentar demandas de qui tam.

Relatores con derecho a utilizar la Disposición de peaje

El Tribunal sostuvo en primer lugar que los relatores pueden beneficiarse de la disposición de peaje incluso cuando el Gobierno opta por no intervenir. Esta interpretación rechaza la preocupación de que los relatores puedan esperar para presentar su demanda qui tam, aumentando así el número potencial de reclamaciones y concediéndoles más tiempo que incluso el gobierno para presentar una demanda. Si bien los relatores siguen estando incentivados por la barra de divulgación pública (que impide que los casos se basen en ciertos hechos públicamente disponibles), la regla de acción gubernamental (que evita que los casos que duplican las acciones gubernamentales sobre el mismo tema) y la regla de la primera presentación (que evita que los juicios de relatores duplicados sobre el mismo tema) presenten demandas anticipadamente, esta nueva interpretación aumentará sin duda la carga de la revelación y permitirá un período de exposición prolongado en algunos casos. También permitirá que procedan las demandas de relatores que de otro modo habrían expirado, como la presentada por relator Hunt.

El conocimiento del Gobierno Desencadena la Disposición

El Tribunal también sostuvo que el conocimiento del relator no desencadena el período de prescripción. El estatuto se refiere al conocimiento de “el funcionario de los Estados Unidos encargado de actuar en las circunstancias” Si la Corte hubiera interpretado esta disposición en el sentido de que incluye a los relatores, los temores de que los relatores prolonguen el peaje se disiparían en gran medida porque la acción qui tam tendría que presentarse dentro de los tres años siguientes al conocimiento del relator o dentro de los seis años de la violación, lo que ocurra más tarde. El Tribunal rechazó este enfoque, al considerar que la referencia expresa a “el” funcionario del gobierno excluye a los relatores particulares. El Tribunal sostuvo que es el conocimiento del gobierno el que desencadena el período de prescripción.

El Tribunal, sin embargo, dejó sin respuesta la pregunta de qué conocimiento del funcionario del gobierno desencadena el período de prescripción. El gobierno argumentó en sus escritos y en sus argumentos orales que ese funcionario es el Fiscal General o delegado. Como hemos señalado en publicaciones anteriores (ver Holland & Knight’s Government Contracts Blog, ” Self-Disclosure and the FCA Statute of Limitations: Cochise Consultancy, Inc. c. Estados Unidos c. ex. rel. Billy Joe Hunt, ” 27 de marzo de 2019), existe una pregunta más amplia sobre si el conocimiento de actores gubernamentales fuera del Departamento de Justicia, incluido el conocimiento generado por la auto-divulgación, debe comenzar el período de limitaciones. El Tribunal eludió el fallo sobre esta cuestión, aunque su decisión insinúa una interpretación que incluye solo al Fiscal General. Si es cierto, el Departamento de Justicia se convierte en el único repositorio de divulgaciones que activan el período de limitaciones. Es decir, a menos que los acusados puedan argumentar que el Departamento de JUSTICIA “debería haber sabido” de la violación cuando organismos de investigación como la Oficina del Inspector General o el FBI tienen conocimiento real de la violación … seguramente llegará más información sobre este último tema.

La información contenida en esta alerta es para la educación general y el conocimiento de nuestros lectores. No está diseñado para ser, ni debe usarse, la única fuente de información al analizar y resolver un problema legal. Además, las leyes de cada jurisdicción son diferentes y cambian constantemente. Si tiene preguntas específicas con respecto a una situación de hecho en particular, lo instamos a consultar a un asesor legal competente.

Categorías: Articles

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.