InVivoMAb MHC anti ratón Clase I (H-2Kb) (Clon: Y-3)

Reed, B. K., et al. (2015). “Un Ensayo de Captura Simple y Versátil para Evaluar la Integridad Estructural de Reactivos Multimeros MHC.”PLoS One 10( 9): e0137984. PubMed

Las respuestas de células T específicas de antígenos se pueden visualizar utilizando multimeros de péptidos MHC:. En los casos en que no se disponga fácilmente de controles robustos de células T para evaluar la integridad de los reactivos multimeros antes de analizar una muestra limitada, sería útil la capacidad de evaluar la integridad estructural de los multimeros MHC antes de su uso en experimentos críticos. Presentamos un método para sondear la integridad estructural de multimeros MHC utilizando anticuerpos específicos para determinantes conformacionales. Las perlas recubiertas con Ig anti-ratón se incuban con anticuerpo monoclonal de ratón específico de conformación y luego con multímetro MHC marcado fluorescentemente. La capacidad del cordón para capturar el multímetro etiquetado se puede medir semicuantitativamente por citometría de flujo. De esta manera, se puede visualizar el plegado correcto de los multímetros MHC y se pueden comparar lotes de multímetros para el control de calidad. Debido a que hay múltiples epítopos conformacionales formados por varias interacciones moleculares entre cadenas pesadas, péptidos y beta2M, este ensayo de captura puede evaluar la fidelidad de cada aspecto de la estructura multimero, dependiendo de la disponibilidad de anticuerpos. El enfoque descrito podría ser particularmente útil para estudios que utilizan muestras irremplazables, incluidas muestras de pacientes recogidas en ensayos clínicos.

Zanker, D., et al. (2015). “Las células T que reconocen un péptido de influenza de 11 ms complejo a H-2D(b) muestran promiscuidad por la longitud del péptido.”Immunol Cell Biol 93 (5): 500-507. El repertorio de células T de PubMed

se selecciona de acuerdo con complejos de histocompatibilidad mayor (MHC) de péptido propio en el timo. Aunque la mayoría de las células T periféricas reconocen péptidos derivados de patógenos específicos complejos a MHC propio exclusivamente, algunas poseen reactividad cruzada a otros péptidos propios o extraños presentados por moléculas de MHC propio; un fenómeno a menudo denominado promiscuidad o degeneración del receptor de células T (TCR). La promiscuidad del TCR se ha atribuido a diversas afecciones autoinmunes. Por otro lado, se considera un mecanismo para un repertorio de TCR relativamente limitado para tratar con un repertorio de péptidos antigénicos potencialmente mucho más grande. Esta propiedad también se ha utilizado para evitar la auto-tolerancia para el desarrollo de vacunas contra el cáncer. Aunque muchos estudios exploraron tal degeneración para péptidos de la misma longitud, pocos estudios informaron tales propiedades para péptidos de diferente longitud. En este estudio, caracterizamos finamente la respuesta de células T CD8(+) específica para un péptido de 11 m derivado de la proteína básica de la polimerasa viral A de la gripe 2. La línea de células T a corto plazo, a pesar de poseer un TCR altamente sesgado, fue capaz de reaccionar con múltiples péptidos de diferente longitud que compartían la misma secuencia central. Los datos de Out mostraron claramente la importancia de las evaluaciones detalladas y cuantitativas para dicha especificidad de células T. Nuestros datos también enfatizan la importancia de la demostración bioquímica del péptido mínimo presentado naturalmente.

Trujillo, J. A., et al. (2014). “Correlatos estructurales y funcionales de la inmunidad antiviral mejorada generada por epítopos heteroclíticos de células T CD8.”J Immunol 192( 11): 5245-5256. Los péptidos PubMed

que se unen mal a moléculas MHC clase I a menudo provocan respuestas de células T de avidez de baja funcionalidad. La modificación del péptido al alterar el residuo de anclaje facilita una mayor afinidad de unión y puede provocar células T con una mayor avidez funcional hacia el epítopo nativo (“heteroclítico”). Es probable que esta unión aumentada de MHC aumente la vida media y la densidad de superficie del complejo heteroclítico, pero no se conoce exactamente cómo se produce esta respuesta mejorada de células T in vivo. Además, el epítopo heteroclítico ideal provocará respuestas de células T que reaccionarán completamente de forma cruzada con el epítopo nativo, maximizando la protección y minimizando los efectos indeseables fuera del objetivo. Tales epítopos han sido difíciles de identificar. En este estudio, utilizando ratones infectados con un coronavirus murino que codifica epítopos que provocan respuestas de avidez funcional altas (S510, CSLWNGPHL) y bajas (S598, RCQIFANI), mostramos que el aumento de la expresión del péptido S598, pero no S510, generó células T con avidez funcional mejorada. Por lo tanto, las respuestas inmunitarias pueden aumentarse hacia epítopos de células T con baja avidez funcional al aumentar la densidad de Ag. También identificamos un epítopo heteroclítico (RCVIFANI) que provocó una respuesta de células T con reactividad cruzada casi completa con el epítopo nativo y demostró una mayor abundancia de MHC/péptidos en comparación con el S598 nativo. Los análisis estructurales y térmicos de fusión indicaron que la sustitución Q600V mejoró la estabilidad del complejo péptido/MHC sin alterar en gran medida la superficie antigénica, lo que resultó en respuestas de células T altamente reactivas cruzadas. Nuestros datos destacan que el aumento de la visualización compleja de péptidos/CMH contribuye a la eficacia del epítopo heteroclítico y describen parámetros para maximizar las respuestas inmunitarias que reaccionan de forma cruzada con el epítopo nativo.

Bose, T. O., et al. (2013). “CD11a regula la diferenciación de células T CD8 efectoras y el desarrollo de la memoria central en respuesta a la infección por Listeria monocytogenes.”Infect Immun 81 (4): 1140-1151. PubMed

Las integrinas beta2 (CD18) con cadenas alfa CD11a,-b,- c y-d son moléculas de adhesión importantes necesarias para la migración de leucocitos y las interacciones celulares. La deficiencia de CD18 conduce a infecciones bacterianas recurrentes y mala cicatrización de heridas debido a la migración reducida de leucocitos a sitios inflamatorios. Las células T CD8 también regulan al alza los CD11a, CD11b y CD11c tras la activación. Sin embargo, se desconoce el papel que desempeñan estas moléculas en las células T CD8 in vivo. Para determinar la función de las integrinas beta2 individuales, examinamos las respuestas de los linfocitos T CD8 a la infección por Listeria monocytogenes en ratones con deficiencia de CD11a, CD11b y CD11c. La ausencia de CD11b o CD11c no tuvo efecto en la generación de células T CD8 específicas para antígenos. En contraste, la magnitud de la respuesta primaria de células T CD8 en ratones con deficiencia de CD11a se redujo significativamente. Además, la respuesta en ratones CD11a(-/-) mostró una diferenciación reducida de células efectoras de corta vida (KLRG1(hi) CD127(lo)), aunque los niveles de producción de citoquinas y granzima B no se vieron afectados. En particular, la deficiencia de CD11a resultó en una generación muy mejorada de células de memoria central CD62L (+). Sorprendentemente, las células T CD8 que carecen de CD11a montaron una respuesta secundaria robusta a la infección. En conjunto, estos hallazgos demostraron que la expresión de CD11a contribuye a la expansión y diferenciación de las células T CD8 primarias, pero puede ser prescindible para respuestas secundarias a la infección.

Croft, N. P., et al. (2013). “Kinetics of antigen expression and epitope presentation during virus infection.”PLoS Pathog 9 (1): e1003129. PubMed

El conocimiento actual sobre la dinámica de la presentación de antígenos a las células T durante la infección viral es muy pobre a pesar de ser de importancia fundamental para nuestra comprensión de la inmunidad antiviral. Aquí utilizamos un método avanzado de espectrometría de masas para cuantificar simultáneamente la presentación de ocho complejos péptidos-MHC del virus vaccinia (epítopos) en células infectadas y las cantidades de sus antígenos de origen en varias ocasiones después de la infección. Los resultados muestran un sorprendente rango de abundancia de 1000 veces, así como una cinética sorprendentemente diferente en los epítopos monitoreados. La estrecha correlación entre el inicio de la expresión de proteínas y la visualización de epítopos para la mayoría de los antígenos proporciona el soporte más fuerte hasta la fecha de que la presentación de antígenos está relacionada en gran medida con la traducción y no con la degradación posterior de los antígenos. Finalmente, mostramos una desconexión completa entre la abundancia de epítopos y la jerarquía de inmunodominancia de estos ocho epítopos. Este estudio destaca la complejidad de la presentación de antígenos virales por parte del huésped y demuestra la debilidad de modelos simples que asumen que los niveles totales de proteínas están directamente relacionados con la presentación del epítopo y la inmunogenicidad.

Hammerling, G. J., et al. (1982). “Localization of allodeterminants on H-2Kb antigens determined with monoclonal antibodies and H-2 mutant mice.”Proc Natl Acad Sci U S A 79 (15): 4737-4741. PubMed

La disposición topográfica de los determinantes antigénicos de la molécula H-2Kb se investigó mediante estudios de competencia de anticuerpos con una serie de anticuerpos monoclonales anti-Kb. Para la identificación de residuos de aminoácidos que participan en la formación de alodeterminantes, se analizaron ratones mutantes H-2Kb con sustituciones definidas de aminoácidos. Se encontró que los determinantes estaban localizados en al menos dos grupos espacialmente separados en la molécula H-2Kb. Los determinantes de un grupo se ven afectados por mutaciones en las posiciones de aminoácidos 155 y 156, mientras que los determinantes de un segundo grupo se modifican por sustituciones de aminoácidos en las posiciones 77 y 89. Para un tercer grupo de determinantes no se pudieron identificar posiciones relevantes de aminoácidos, pero los datos de competencia indican que este grupo es adyacente al segundo. Los datos sugieren que los dos primeros dominios de los antígenos H-2 son portadores de la mayoría de los alodeterminantes.

Categorías: Articles

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.