En 1918, los dadaístas alemanes Hanna Hoch, John Heartfield y George Grosz introdujeron los Fotomontajes, que se definen como el proceso de superposición de dos o más fotografías en una imagen. Más tarde, el término” Fotocollage ” se acuñó en Europa, refiriéndose a obras que incluyen tipografía, pinceladas o incluso objetos pegados en el Fotomontaje. Hanna Hoch fue la pionera de los fotomontajes, combinando Fotografías y textos que recopilaba de periódicos o revistas en Collages excéntricos que reflejaban los problemas sociales de la época. Hoch a menudo abordó el género y la sexualidad, lo que impulsó aún más la noción de individualismo. Una piedra angular de las técnicas fotográficas experimentales, la combinación de bellas artes y cultura a través del Collage se hizo más aceptada y alentada. Hanna Hoch dejó un legado de Fotomontajes, de los cuales su estilo todavía es visible en muchos de los trabajos realizados hoy en día. Las técnicas de fotomontaje permitieron a los artistas manipular imágenes políticas y culturales, lo que lo convirtió en un medio atractivo para comunicar sus posturas sobre temas sociales, especialmente durante las dos Guerras Mundiales. Los fotomontajes siguen siendo populares hoy en día, con el aumento de álbumes de recortes o collages digitales hechos con la ayuda de herramientas como Adobe Photoshop.

Durante las décadas de 1950 y 1960, los fotógrafos ensamblaron y reensamblaron continuamente diferentes imágenes, creando un movimiento popular de exploración fotográfica. Nombres notables incluyen Frederick Sommer, Ray K. Metzker, Robert Heinecken y Walter Chappell. A mediados de los años 70, se descubrieron quimiogramas, el producto del procesamiento y la pintura en papeles fotográficos, y se considera una postproducción de analógico. Los fotógrafos comenzaron a estirar los límites de trabajar en el cuarto oscuro, como Susan Rankaitis, que hizo fotogramas a gran escala a partir de imágenes encontradas en libros de texto científicos. Los fotógrafos comenzaron a interesarse por las imágenes generadas por computadora en la década de 1990, creando collages de Fotografía, esculturas, grabado e imágenes digitales. Hoy en día, a los artistas modernos se les da mucha más libertad que nunca, rompiendo los límites de la Fotografía tradicional y la creación de imágenes. La fotografía experimental también se extendió más allá de las artes y con fines comerciales y publicitarios.

La fotografía experimental ha ayudado a dar forma a la historia, dando lugar a innumerables grandes expresionistas, curando un sinfín de obras creativas que aún permanecen hoy en día. Los artistas de la historia siempre han estado reinventando y probando nuevos horizontes de creatividad, empujando los límites de lo que se consideraba normal. La fotografía experimental ha influido realmente en el mundo de la creación de imágenes para los artistas de entonces y ahora, y se espera que esta narrativa evolucione aún más. Jóvenes fotógrafos experimentales están surgiendo con la ayuda de las redes sociales. La misión de Beyond Photography es aprovechar todo el potencial de la creación de imágenes experimentales y crear una comunidad de artistas con ideas afines, impulsando una nueva era del arte en el siglo XXI.

Categorías: Articles

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.